¿Es realmente PAN INTEGRAL?

Está demostrado que una dieta sana y equilibrada debe contener siempre una elevada proporción de fibra. Numerosos estudios avalan estas recomendaciones y le asocian interesantes propiedades saludables, que no debemos pasar por alto.

Una de las medidas más habituales que toma la población para aumentar el contenido de fibra en su dieta es aumentar el consumo de frutas y verduras. Además, muchas veces se anima a cambiar el pan blanco por integral. Sin embargo, existe un vacío legal en la reglamentación española sobre “pan, panes especiales y productos semielaborados”, que está siendo aprovechado para el etiquetado de los panes integrales, que próximamente va a ser corregido mediante un nuevo reglamento.

Con la actual legislación los panes integrales se encuentran bajo la denominación de “panes especiales” y su definición, tal y como se recoge en el artículo 7 de este reglamento, dice que es el pan “elaborado con harina integral”. Esta definición no hace referencia al porcentaje mínimo de harina integral que debe tener y ese hecho se ha aprovechado para despistar a los consumidores.

Hasta ahora, en el etiquetado de estos panes encontrábamos el texto “con harina 100% integral”. Esto solo nos indica que para su elaboración se usó un porcentaje de harina, que no siempre se detalla, que es 100% integral. Esto solo indica que puede tratarse de un porcentaje bajísimo y no implica que el 100% de su harina sea integra. Además, muchas veces, para que adquieran esa tonalidad oscura asociada a los panes integrales se usan pequeñas cantidades de salvado o incluso melazas. Ninguna de estas prácticas tiene efectos perjudiciales para salud, ni mucho menos, pero inducen a error en el consumidor.

Actualmente, el Gobierno prepara una nueva legislación sobre NORMA DE CALIDAD PARA EL PAN Y PANES ESPECIALES que está previsto que se publique en el BOE en julio de 2018.

Con esta nueva legislación se acabará con las prácticas antes citadas, ya que en él se redefine al pan integral. Se denominarán “pan 100% integral” o “pan integrala los panes elaborados con harina exclusivamente integral, excluyendo de dicho porcentaje las harinas procesadas/malteadas. Además, recoge que los panes en los que la harina utilizada en la elaboración no sea exclusivamente integral incluirán en la denominación la mención “elaborado con harina integral X %”, correspondiendo “X” al porcentaje de harina integral utilizado. También se recoge que el término “integral” podrá ser sustituido por “de grano entero”, por lo que debemos ir familiarizándonos con esta forma diferente de nombrar a los panes integrales.

Este nuevo reglamento recogerá también nuevas definiciones de productos panarios que cada vez son más populares como  “masa madre”, “masa madre inactiva” o “elaboración artesana de pan”.

Si te interesa leer el borrador de este nuevo reglamento lo puedes consultar aquí.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s